Bienvenida a Woman'sBack®! 🙋🏽

Cómo prevenir el linfedema durante la práctica del ejercicio físico


¡Buenos días!

Des de Woman'sBack ® os queremos agradecer mucho vuestro apoyo durante estos días y la espera de vuestros pedidos. Poquito a poquito, vamos volviendo a la nueva normalidad, y deseamos que estéis muy bien.

El otro día, pensamos en qué os podíamos ayudar y cómo podíamos haceros la desescalada un poco más fácil. Durante estos días, todos hemos tenido que hacer ejercicio en casa, así que creemos oportuno recomendaros unas pautas para seguir haciendo ejercicio y reducir el riesgo de desarrollar un linfedema en el brazo.

Como ya sabéis, después de la cirugía y/o radioterapia de la axila, el sistema linfático se ve alterado y no funciona con la misma eficacia que antes. Hoy te queremos explicar cómo cuidar tu brazo y prevenir el linfedema a la hora de hacer ejercicio.

Se ha visto que el entrenamiento de fuerza es eficaz y seguro para reducir el riesgo de linfedema porque la contracción del músculo ayuda a mover la linfa a lo largo del brazo. En cualquier caso y, después de realizar cualquier ejercicio de fuerza con los brazos, es muy recomendable realizar ejercicios de bombeo para favorecer la circulación linfática; para ello, coloca las manos a la altura de la cara o más arriba, y abre y cierra las manos 10 veces.

Ten en cuenta también que deberías evitar las planchas ya que son ejercicios en los que tienes que soportar el peso de todo tu cuerpo con los brazos apoyados en el suelo  y esta posición no facilita el retorno de la linfa.

Una sesión de entrenamiento, por lo general, debería comenzar con ejercicio cardiovascular (caminar, trotar, etc.) incrementando gradualmente el ritmo con el que te sientas cómoda. Después del calentamiento, puedes realizar una serie de ejercicios de drenaje linfático para abrir las vías linfáticas y preparar el cuerpo para el ejercicio, como por ejemplo, de pie con los brazos estirados por delante de las piernas, eleva los brazos por encima de la cabeza con las palmas de las manos mirando la una a la otra como si quisieras aplaudir (4-5 repeticiones); de pie con los brazos por delante del cuerpo, las palmas enfrentadas a la altura de los hombros teniendo los codos flexionados, eleva alternativamente los brazos por encima de la cabeza (4-5 repeticiones con cada brazo); choca las manos por delante del cuerpo y por detrás a la altura de la cadera.

Después de este calentamiento, ya estarás preparada para empezar tu sesión de ejercicio. Recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda 150 minutos/ semana de ejercicio de intensidad moderada (me cuesta hablar mientras la realizo) o 75 minutos/ semana de alta intensidad (la respiración no me permite hablar mientras la realizo).

 Fuente: Geisalus núm. 30

https://www.geicam.org/wp-content/uploads/2020/04/REV_GEISALUS_30_WEB.pdf#page=4



Language
Spanish
Open drop down