Bienvenida a Woman'sBack®! 🙋🏽

Los Baños de bosque y el Cáncer de mama


La conversación se entrecortaba por momentos. Alex Gesse, profesional certificado en forest therapy, estaba respondiendo a mis preguntas en una pausa de uno de los cursos que da como trainer especializado en Baños de Bosque.

Le había explicado brevemente acerca de Woman'sBack y enseguida me cortó: "Los baños de bosque pueden ser útiles para muchas mujeres que han padecido un cáncer de mama. En un momento difícil como este, de gran confusión y angustia, el baño de bosque ofrece un espacio seguro donde  encontrar (o reencontrar) la claridad sobre el proceso que se está viviendo". Tras unos segundos no podía dejar de añadir: "El bosque es un eco-sistema complejo, al igual que lo es nuestro cuerpo, y es en la reconexión con este entorno natural donde nos reencontramos con nosotros mismos sin ningún tipo de filtro".

El Baño de Bosque es una técnica originaria del Japón (Shirin-yoku) que ha llegado a incorporarse al sistema nacional de salud japonés. Así, cada año entre 2,5 y 5 millones de japoneses acuden a sesiones de terapia forestal en alguno de los 62 centros oficiales designados por la Agencia Forestal de Japón. Esta técnica ha llegado a Europa y algunos países están, incluso, empezando a ubicar sus hospitales en zonas forestales porque se ha observado que, en estos entornos, aumenta la rapidez en la recuperación de cirugías y otros tratamientos en los pacientes. Según los últimos estudios, estos efectos se deben, en parte, a las fitoncidas, unas sustancias volátiles liberadas por los árboles para protegerse de plagas y hongos.

A los pocos minutos de conversar con él, empecé a notar que Alex era una persona extremadamente curiosa y apasionada por aprender de otras personas y del entorno. Me confirmó que esto era lo que mejor le definía como persona y que esta filosofía de vida le había llevado a guiar baños de bosque en diferentes partes del mundo dándose así la oportunidad de conocer a personas de culturas y orígenes muy diversos en entornos singulares y únicos. Como parte de esta filosofía estaba claro que, para Alex, no estamos separados de nuestro entorno sino que somos una parte más de él, ¡a veces diminuta!

Cuando le pregunto por los beneficios del baño de bosque, me confirma que se han demostrado ampliamente pero me desvela que, como en un gran misterio novelesco, se desconoce todavía cuáles son los mecanismos exactos que hacen que, tras un baño de bosque, nuestra tensión arterial se regule o que nuestras células NK (por sus siglas en ingles, Natural Killers) se multipliquen de manera desproporcionada asegurándonos una mayor protección frente a todo tipo de enfermedades. "La ciencia no ha sido todavía capaz de explicar el porqué de todos estos fenómenos pero sí que ha podido, de alguna manera, medirlo y la escuela japonesa ha sido precursora en estos estudios".

En su libro Sentir el bosque (Grijalbo), Alex nos describe cuáles son algunos de estos beneficios y destaca cómo mejora la ansiedad, se reducen las hormonas relacionadas con el estrés, aumenta la actividad del sistema nervioso parasimpático mientras que se suprime la actividad del simpático, aumenta la producción de proteínas preventivas del cáncer, se mantiene la salud cardiovascular o se reducen la tensión arterial sistólica y el pulso. Me pregunto entonces: ¿Qué medicamento conseguiría todos estos beneficios de manera simultánea y sin efectos secundarios?

Tras un rato conversando, me cuenta lo primero que hace como guía cuando reúne a los participantes de un baño de bosque. "Siempre al inicio de una experiencia de baño de bosque explico a los participantes qué NO es un baño de bosque y desmiento algo que mucha gente cree o ha oído decir: los baños de bosque no son una terapia psicológica sino que consisten en reconectar con la naturaleza a través de todos nuestros sentidos". Luego les explica, de manera muy cercana y didáctica, que el Baño de bosque ofrece un lugar seguro donde volver a aprender a "estar presente" en la naturaleza y volver a reconectar los sentidos con el entorno sintiendo que volvemos a formar parte de él. Según Alex, cada participante va a tener "su" experiencia particular: "hay tantas experiencias distintas como personas y la labor del guía es la de ofrecer este espacio sin juzgar, ni intervenir en una experiencia que será genuina para cada uno de ellos". Y añade: "El bosque no espera ninguna conducta específica de los participantes". Después de esta corta introducción, los participantes ya saben que van pasar las próximas 2 a 3 horas en el bosque en una experiencia que nunca olvidarán.

Ya estamos llegando al final de nuestra conversación y Alex me recuerda lo importante que puede ser para pacientes de cáncer de mama, el descubrir y practicar esta técnica. Los beneficios son claros, la experiencia puede ser única.

Es por todo ello que en este mes tan especial para nosotras, os queremos invitar desde Woman'sBack a descubrir los baños de bosque para disfrutar de una experiencia que no podréis dejar de repetir una y otra vez.

 

Entrevista a Alex Gesse, Octubre de 2020

Alex Gesse, Sentir el bosque. La experiencia del Shinrin-Yoku o "baño de bosque" (Grijalbo, 2018).

                   

 

 

 
 


Language
Spanish
Open drop down