Bienvenida a Woman'sBack®! 🙋🏽

8 mujeres que han superado un cáncer de mama cumplen el "Reto 4167 razones para vivir"


Hace unos días, os explicábamos por redes sociales que un grupo de mujeres que han superado un cáncer de mama cumplieron un reto muy especial. Juntas, han subido la montaña más alta del norte de África, el Tubkal, bajo el nombre “4167 razones para vivir”.

Cada una de las mujeres que subieron, ha luchado su batalla con valentía y energía. Cada una de ellas, tiene una historia detrás de superación y empoderamiento. Y lo que más nos gusta, es que muchas de ellas, subieron la montaña con nuestras Woman’sBack®.

Hemos querido hacerles unas preguntas para saber de primera mano su experéncia:

El deporte está muy recomendado tras el cáncer de mama y los estudios más recientes van en esta línea pero ¿por qué decidís afrontar el reto del Toubkal? ¿Qué significa para cada una de vosotras?

Para muchas de nosotras, después del diagnóstico del cáncer de mama y el tratamiento, nos sentíamos muy limitadas para volver a nuestra vida de antes y poder ir a la montaña. No se tiene ni las mismas ganas ni la misma energía. Pero de repente llega esta oportunidad que puedo compartir con otras 7 mujeres que han pasado por lo mismo, en las mismas condiciones y piensas "si ellas pueden yo también". El reto del Toubkal ha sido una gran oportunidad para demostrarnos a nosotras mismas que volvemos con más fuerza que nunca y que nada nos para. Todo un reto de superación.

 4.167 metros de altitud son muchos metros... ¿Cómo habéis afrotando la preparación?

Como cada una somos de una parte de España, meses antes del reto empezamos a entrenar y a compartir nuestros entrenes en nuestro grupo de whatsapp y redes sociales. Ha sido muy motivador y hemos ido entrenando cada vez más y más porque teníamos un objetivo muy claro que teníamos que alcanzar. He vivido meses de mucho compañerismo y palabras de aliento entre nosotras cada vez que compartíamos nuestros hitos de los entrenes que íbamos haciendo.

Cada una de vosotras habrá vivido esta experiencia de una manera particular ¿Qué os ha aportado, a nivel individual y como grupo, el cumplir este nuevo reto en vuestras vidas?

Nos ha aportado mucha confianza en nosotras mismas y en nuestra recuperación en términos de salud. Nos hemos sentido empoderadas. A nivel de grupo ha sido una experiencia maravillosa de compañerismo. El reto era llegar todas arriba, sino no lo hubiéramos alcanzado y ha sido muy satisfactorio pese a las dificultades, haber conseguido subir todas.

El proyecto quiere también recaudar fondos para la investigación y esta iniciativa se enmarca también en lo que propone Marea Viva ¿Por qué es importante apoyar la investigación con iniciativas como esta y buscar nuevas maneras de que el deporte active nuestra parte más solidaria?

Creo que estos retos pueden ayudar en el ánimo de personas que en estos momentos están pasando la enfermedad, ya que pueden ver en nosotras su futuro. El cáncer ya no es sinónimo de muerte. Pese a ello, es muy importante seguir investigando para curar cada vez más esta enfermedad y creo que con estas aportaciones contribuimos a la investigación a la vez de dar aliento.

Supongo que este el principio de una gran aventura que va a continuar ¿Cuál es vuestro próximo objetivo?

A parte de muchísimos mini proyectos que tenemos en mente, nuestro siguiente gran objetivo a un año vista, es subir otra montaña del estilo, quizás el Anapurna 🙂. Y llevarnos nuevas chicas que hayan pasado por esta enfermedad de nuestra mano.